En octubre de 2017, el incremento anual en la factura de electricidad de los españoles alcanzaba el 12%, lo que implica que de enero a octubre de 2017 se han gastado unos 74 € más en luz que en el mismo periodo del año anterior. Un poco preocupante, ¿no crees? Si quieres poner un freno a esta situación, es hora de aprender y practicar ciertos hábitos para disminuir el consumo.

1. La iluminación representa el 20% de tu factura

Apaga las luces de las habitaciones que no uses, revisa y apaga las que no hagan falta antes de salir y dormir, pero sobretodo, ¡deja de usar las bombillas halógenas: usan 10 veces más energía que las de bajo consumo! Al principio las de bajo consumo y LED son más costosas, pero lo compensa su vida útil de 8 a 10 mil horas.

2. Todos los aparatos que producen calor consumen mucha energía

Por eso es muy importante que des un uso apropiado a planchas, secadoras y calefacción. Regula tu calentador de agua a unos 40°C, temperatura suficiente para un baño caliente sin tanto gasto.

3. Adapta tu hogar según las estaciones

En épocas de frio opta por alfombras y cortinas gruesas para mantener la casa caliente, y para los días calurosos retira ambos elementos y abre las ventanas para dejar pasar el aire, o ciérralas y bloquea el paso del sol con unas buenas cortinas aislantes para que se concentre el frio del aire acondicionado. Asegúrate de eliminar cualquier ranura por la que se filtre la temperatura externa a tu casa.

4. No malgastes energía en una casa vacía

¡Dejar los aires acondicionados/calefacción encendida al salir para hallar la casa a la temperatura ideal al volver no es una buena idea! Son horas de consumo desperdiciado que solo abultarán tus facturas. Enciende tus luces y equipos al llegar y en poco tiempo tu casa se aclimatará.

Estas pequeñas acciones son importantes no solo para contribuir a la lucha contra el cambio climático, sino también para tu bolsillo,¡así que ponlos en práctica!