La tendencia de miniviviendas o lofts es un hecho. Pero incluso en una casa más grande, siempre hay espacios de los que no se saca suficiente partido. Un espacio pequeño en casa puede ser grande si aprendes a distribuir los elementos de manera adecuada. El secreto de los diseñadores de interiores es engañar la vista al manipular la percepción del espacio con diferentes trucos que te mostraremos a continuación.

“Las habitaciones bien iluminadas se perciben más amplias.”

Truco 1: Elige una gama de colores neutros y claros

La luz rebota y es absorbida por las paredes y objetos dependiendo de su color, por lo que el color blanco es el más empleado para reflejarla, sin embargo otros colores como el beige, azul muy claro o gris claro, también funcionan mientras sean tonos muy claros. En espacios muy estrechos pinta las paredes de los laterales de un color más claro y la del fondo de un color más cálido. Por otro lado, un techo blanco siempre se percibirá más alto.

Truco 2: Cuida la luz natural

Aprovechar la luz natural ayuda a tu economía y eleva tu nivel de energía físico. Evita bloquear las ventanas con muchos objetos o colocando muebles altos o muy oscuros cerca de ellas (ya que absorberían la luz). Emplea cortinas de telas muy suaves, tramas amplias y colores claros que te brinden privacidad y dejen pasar la luz del día.

Truco 3: Duplica luz y espacio con espejos

Una de las mayores ilusiones ópticas de espacio se logra con el empleo de espejos; cuanto más grande mejor. Para ello debes ubicar los espejos cerca de las fuentes de luz como ventanas y lámparas, además puedes aprovechar su espacio para crear hermosas composiciones de objetos alrededor de ellos. 

Truco 4: Para las noches ilumina con inteligencia

Te recomendamos la combinación de diferentes fuentes de luz. Las lámparas que proyectan luz desde el techo dirigen la mirada hacia arriba, mejorando la percepción de espacio en altura. El empleo de “lámparas de difusión” que iluminan sin dirección es ideal para el techo y las esquinas, y las luminarias de sobremesa y apliques son ideales para el resto de espacios.

Truco 5: La vista también respira

Si tienes un tema fuente de inspiración para decorar, lo recomendable es brindarle equilibrio a través del espacio entre los elementos, el suficiente para apreciar las piezas por separado y no generar distracción o sombras proyectadas de unos objetos sobre otros.

Truco 6: Establecer prioridades con los muebles

La lógica dice que es mejor usar muebles pequeños en espacios reducidos, pero en realidad se debe cuidar el número de muebles y no el tamaño. Muchos muebles generan distracción a la vista y el espacio se percibirá reducido, lo ideal es un mobiliario ligeramente grande y funcional (que realmente se use). Elige mesas redondas sobre todo para los comedores ya que ahorran más espacio y es más fácil circular alrededor de ellas.

Truco 7: aprovecha el espacio vertical

El espacio que ocupamos en realidad tridimensional, por lo que hay mucho espacio vertical que puede ser aprovechado como encimeras para almacenaje o libreros altos. También se puede aprovechar el espacio debajo de la cama para almacenar esos artículos fuera de temporada.

Truco 8: Elige muebles multifuncionales

Hay que lograr un mayor aprovechamiento del espacio, por lo que los muebles multifuncionales son la opción ideal para aprovechar el espacio y cumplir diferentes funciones. Debido a sus tamaños es recomendable elegir tonos claros en sus materiales.

Truco 9: Da protagonismo a una pieza con color

Para lograr el efecto óptico de espacio se debe generar un contraste entre el color claro de las paredes y algún objeto de color brillante, de geometría o textura compleja. Elementos como cojines, alfombras, lámparas o cuadros coloridos pueden ser aprovechados para reflejar el tema inspiración del diseño y generar profundidad en el espacio.