Remodelar un espacio puede parecer todo un reto, sobre todo a la hora de escoger el color para las paredes de tu hogar. El primer consejo que podemos darte es tomar todo con calma y sin prisa, dándote tiempo de estudiar las opciones, evaluar tu espacio y definir el resultado deseado, es decir, aquel que mayor confort y felicidad te genere.

Los colores juegan con el espacio y la luz

Lo siguiente será ubicar tus fuentes de luz natural y estudiar cómo la luz se proyecta desde las paredes. Por lo general, la pared frente a una ventada suele ser la que mayor cantidad de luz proyecta, por lo que puedes sacarle provecho a la hora de mantener una habitación iluminada de día. Para ello, debes aplicar en ella colores claros o intensos y no bloquearla con muchos elementos decorativos.

La altura del techo es igual de importante que el largo y ancho de la habitación. Los techos altos (mayor a 3 metros) suelen ser más luminosos porque la percepción humana al espacio es visualmente fácil, pero en techos bajos lo recomendable es pintarlos de blanco o colores muy claros para evitar sensaciones de encierro. 

En espacios estrechos (como corredores) se incrementa el espacio visual si se pintan las paredes más largas y juntas de un color más claro que las paredes de fondo. Esto se llama contraste, y es un truco visual usado por muchos decoradores de interiores.

No es lo mismo un comedor familiar que una habitación juvenil

Y es que sin importar el tamaño, cada espacio de tu hogar cumple una función, y es esa función en la que debemos enfocarnos; es un cuarto de niños, es la cocina, un baño, la sala común, el estudio, el patio trasero o el comedor familiar. Ahora bien, lo siguiente que debes hacer es definir si el lugar que deseas reformar con color será un espacio para relajarse o para activarse, ya que ello te ayuda a escoger los colores que te permitirán intensificar o apaciguar la energía del ambiente.

La psicología del color aplicada en tus paredes

Cada color transite una sensación, y es por ello que se dividen en dos grupos importantes: 

  • Los colores cálidos como el Rojo, Naranja, Amarillo, son colores muy estimulantes que llenan de energía y muy recomendados en espacios de actividad y recreación. 
  • Los colores fríos como el azul, verde y violeta, son el contrario de los cálidos, son colores relajantes que brindan sensaciones de calma, y por lo tanto muy útiles en habitaciones destinadas al descanso. 

Regla de ORO: Los colores cálidos más claros agrandan los espacios, los colores fríos más oscuros reducen los espacios.”

En psicología cada color está asociado a una serie de sentimientos y sensaciones que te ayudaran a lograr tu resultado deseado. Aquí una lista de los colores y sus significados:

Rojo: calor, fuerza, felicidad y pasión.

Naranja: Energía, entusiasmo y exaltación.

Amarillo: Vitalidad, positivismo y alegría.

Azul: Frescura, calma y espacio.

Verde: Armonía, oxigeno, naturaleza y juventud.

Violeta: Nostalgia, sabiduría, espiritualidad, reflexión y meditación.

El color no solo te permite diferenciar los espacios uno de los otros, te permite brindar el nivel de relajación o de emoción que desees darle a una habitación. ¡Atrévete a cambiar tus espacios!