Espacio, luz y comodidad, son tres elementos claves que permiten definir lo que es en esencia un loft, un tipo de vivienda muy moderno que desde hace casi media década es el favorito de artistas y autónomos en América y Europa.

El nombre loft viene del inglés y significa galería, almacén, ático o desván, y hace referencia a un tipo de vivienda de techo alto, que carece de paredes y divisiones. Esto nos brinda sensaciones de gran espacio, lo cual es complementado con mucha luz natural debido a las grandes dimensiones de las ventanas.

El origen de los loft

Su historia se remonta a la década de los 50 en Estados Unidos, concretamente en la ciudad de Nueva York, donde los altos costos de las viviendas hicieron que en su mayoría estudiantes y artistas optaran por comprar y alquilar espacios de naturaleza industrial o comercial, sólo porque eran más económicos.

Se trató de una época en la que muchas fábricas, talleres e industrias cerraron sus puertas debido a la recesión económica, dejando a la ciudad repleta de grandes locales vacíos que nadie usaba.

Los nuevos inquilinos aprovecharon estos espacios, remodelando y adaptando su origen industrial a un uso residencial. Incluso abrieron restaurantes, estudios y galerías de arte, haciéndolos no sólo muy cómodos para vivir, sino también para trabajar.

La personalización y adaptación de estos espacios dio origen no sólo a un nuevo tipo de vivienda, sino también a un nuevo estilo de diseño arquitectónico y decoración de interiores que hoy es sinónimo de lujo y confort.

Características principales de un loft

• Techos altos y amplios ventanales

Los techos altos son la principal características de los lofts, su altura puede ir desde los 5 hasta los 30 metros, brindando la oportunidad de aprovechar el espacio superior para un piso adicional, en el cual se pueden acomodar elementos más privados como las habitaciones y baños.

Los amplios y numerosos ventanales permiten proyectar mayor cantidad de luz natural al interior y a veces brindar espectaculares vistas durante la noche.

• Pocas paredes y divisiones invisibles

Las divisiones son inteligentemente invisibles, la separación de ambientes se realiza gracias a la disposición de los muebles, iluminación artificial y elementos decorativos.

Las escasas paredes permiten dotar a la vivienda de una decoración muy fresca y moderna, permitiendo al color y la forma dominar sobre la percepción del espacio y brindar el máximo confort.

El salón, la cocina y el comedor son definidos por la agrupación de muebles característicos de cada área, pero siempre dejando mucho espacio entre ambos para una baja proyección de sombras y buena circulación.

• Estructuras desnudas y escaleras expuestas

Otra característica y quizás la más clásica en el diseño de los loft es la exposición de los elementos estructurales del mismo. Ladrillo, vidrio y vigas son elementos de formas limpias y simétricas que se relacionan entre sí para brindar esa sensación de solidez pero sin llegar a ser muy rústico, y que están presentes en muchas de estas viviendas.

Sin embargo, los lofts más modernos prescinden de estos elementos para otorgar mayor foco a estructuras decorativas más lujosas, y otros las aprovechan para otorgar un estilo escandinavo y más minimalista.

Nueva tendencia: los mini-lofts

El estilo loft es conocido por ser un amplio espacio provisto de grandes ventanales y muy pocas divisiones, pero algunos nuevos edificios han logrado derivar este concepto no solo a edificaciones de lujo, sino también a otros edificios residenciales pero en menor dimensión denominados mini-lofts.

Estos mini-lofts varían entre los 42 y 95 metros cuadrados, pero cuidando la altura del techo, la cual no es inferior a los 5 metros. Aun así brindan la oportunidad al inquilino de probar distintas configuraciones y lograr estilos y espacios muy personalizados.

Beneficios de los lofts para profesionales autónomos

Como trabajador autónomo tus necesidades de espacio son diferentes, por lo que un loft es ideal para crear una zona dual de vivienda y trabajo, permitiéndote definir los espacios a tu conveniencia.

Otro beneficio y muy destacado, son las características administrativas y fiscales de los lofts. Al comprar un loft, el IVA puede ser recuperado al declarar la compra como un gasto de la actividad profesional.

Del mismo modo, los gastos de servicios telefónicos, agua, luz y otros, también pueden ser declarados.

¡Nos convence!

En definitiva, los lofts son inversiones seguras que han estado presentes y marcando tendencia durante más de medio siglo, por su multifuncionalidad y facilidad de remodelación. Muy lejos de ser una simple área habitable, se han convertido en lujosos espacios de máximo confort donde miles de personas desarrollan su vida profesional y personal.