Ya ha llegado el invierno, y con él pueden regresar las facturas de la luz infladas por el consumo eléctrico en calefacción. Para evitarlo, podemos valernos de estrategias de ahorro energético. A continuación, aprenderás algunas opciones que te serán de ayuda, manteniendo la temperatura de tu hogar, reduciendo la calefacción y cuidando tu bolsillo.

¿Cuánto consume la calefacción?

Aunque no lo parezca, la calefacción es uno de los mayores gastos durante todo el año. A pesar de que se use por unos cuantos meses, supone alrededor del 50% de todo el gasto energético. En las zonas frías puede llegar al 70% del gasto.

Por estos motivos, invertir tiempo y esfuerzo en reduciendo la calefacción, es algo lógico y vital. De hecho, un hogar con un buen aislamiento térmico ahorra entre un 20% y un 40%.

Antes de pensar en ahorrar y buscar buenos aislamientos, es conocer por dónde se escapa el calor. Éste se fuga por varias zonas de la casa: paredes (35%), techos (25%), rendijas (15%), suelo (15%) y ventanas (10%). Esto da mucho en qué pensar y trabajar, por eso a continuación te mencionamos algunas estrategias de trabajo para reducir el consumo de la calefacción.

Estrategias reduciendo la calefacción

Cuando estás reduciendo el consumo de la calefacción, también disminuyes los gastos en factura que podrías invertir en otros asuntos. Aprovecha las opciones que te daremos:

No abuses del calor

Lo recomendable es mantener el termostato entre 21 a 22 °C, lo suficiente para que tu hogar no se enfríe. Subir más la temperatura puede provocar un derroche energético, sobre todo si pasas mucho tiempo en casa.

Abriga tus paredes ¡usa aislamientos!

Los aislamientos térmicos reducen el consumo de forma muy eficiente. Existen distintas vías.

  • Fibra de madera: Tiene buenas propiedades térmicas, acústicas y de hermeticidad. Por lo tanto, logra unas condiciones idóneas que impide pérdidas de calor innecesarias.
  • Fibra de vidrio y la lana mineral: Se pueden utilizar tanto en el interior como en el exterior. Poseen propiedades aislantes térmicas y acústicas. Excelente opción si estás reduciendo la calefacción.
  • Paneles aislantes: Estos pueden ser de distintos materiales como poliestireno expandido o  de corcho. Al fijarlos en la pared se recubren con placas de yeso o algún otro revestimiento de calidad.
  • Inyección de aislante: Se usa para rellenar los huecos que se crean en la fachada por los que se escapa el calor. Pueden ser espumas de poliuretano, de poliestireno extruido, el corcho triturado, la celulosa. Entre otros materiales más que se usan en el esfuerzo de reducir la calefacción.

Usa cortinas calefactoras

No sólo por las paredes se escapa el calor, por las ventanas también sucede. Lo ideal es disponer de ventanas de doble o hasta triple vidrio, pero una alternativa es usar cortinas de un buen material calefactor.

Usa una estufa de leña que complemente tu calefactor

Esta alternativa es bastante práctica para ayudarte a reducir los gatos y ahorrar la calefacción en invierno. Puede llegar a ser bastante económica, ya que usa residuos forestales.

Si estás reduciendo la calefacción usa alfombras

Si no tienes parquet, tarima flotante o algún suelo que te pueda proporcionar un poco de retención de calor. El uso de alfombras durante invierno ayudará a mantener tu piso cálido y más confortable.